Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 17

Tema: Corrupción. Soluciones

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Jun 2007
    Mensajes
    4,859

    Predeterminado Corrupción. Soluciones



    Es un tema de calado, muy común en Política pero también en otros ámbitos de la vida. Propongo entre todos analizar las causas y las posibles soluciones.

    Salud

  2. # ADS
    Publicidad Circuit advertisement
    Fecha de Ingreso
    Always
    Mensajes
    Many
    Study & Experience
     
  3. #2
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Ubicación
    Galicia
    Mensajes
    4,662

    Predeterminado Re: Corrupción. Soluciones



    Cita Iniciado por chuni li Ver Mensaje
    Es un tema de calado, muy común en Política pero también en otros ámbitos de la vida. Propongo entre todos analizar las causas y las posibles soluciones.

    Salud

    Anda, leñe. Llevo un buen rato leyendo el Foro, veo el título del tema y sin pensármelo ni un poco, me lanzo al logueo y ni una introducción (no, de las largas, eh?), ni nada.

    Yo empezaría diciendo que el ser humano es corrupto o, propenso a la corrupción (y no me refiero al sentido del brazo de Santa Teresa).

    A ver, ¿cuántos tenéis "puenteada" la toma de luz?...¿Cuántos escribís en horas laborables correos a vuestros amigos?...¿Cuántos han cogido un artículo de un hiper y le han cambiado el precio?...¿Cuántas han cogido un buen puñado de caramelos del mostrador para llevárselos a casa, sin permiso?...¿Cuántos no han devuelto libros?...
    Es una forma de empezar.
    Otra, podría ser ¿qué pasa con nuestra ética y moral en cuanto nos plantan un uniforme, nos dan un diploma, nos sacan del conjunto y tenemos un nuevo despachito...es decir, cuando creemos que tenemos poder?.

    Es un tema muy interesante, chuni.

  • #3
    Fecha de Ingreso
    Dec 2006
    Ubicación
    aquí al lao...
    Mensajes
    4,521

    Predeterminado Re: Corrupción. Soluciones



    La corrupció no es sólo un problema "policial"...es ante todo un problema moral...de ética.

    La solución:
    1.- miedo.....
    Si no tenemos ética, tenemos que tener miedo. Las cosas se pagan...Precisamente, es una cosa que falla ahora
    2.-Control. "señor, aparta de mí este cáliz". Nadie es honrado...todos somos presuntos chorizos (aún sin saberlo) Para evitarlo, control. Toda persona con cargo público debe rendir cuentas...no a uno...a varios.. que a su vez rindan cuentas...que a su vez rindan...
    Al platu vendrás, arbeyu

  • #4

    Wink Re: Corrupción. Soluciones



    Desde mi punto de vista no se trata de la posibilidad de abolir o corregir la imperfección humana la cual es incorregible. Se trata del mantenimiento y conservación de los pilares o bases sociales.
    La protección de los llamados ancianos, la protección de los menores y la protección de los derechos sociales.
    La de los ancianos y la de los menores son indiscutibles por ética por moral y por espíritu. Ningún sistema económico, ninguna ideología debe de mover cualquiera de estos dos pilares.
    La de los derechos sociales en cambio tiene diferentes matices nada fáciles de exponer por sus relativismos. No obstante los derechos sociales tienen un porque y una lógica por lo cual su necesidad es también de mucho cuidado, aun que como ya dije diferente a las dos bases primeras…permítame decir primarias.
    Podemos empezar por preguntarnos… que es corrupción? Que no hay que confundirlo con delito como es el caso de la sustracción de lo que no nos es propio, como seria el caso de los caramelos de lucia.
    Segundo debíamos de preguntarnos que es una sociedad? Que sentido tiene? Y cual es su meta? Tercero cuales son los mecanismos de la corrupción? Como nace, como crece y como se alimenta.

    Ustedes dirán?
    El tema se las trae por su complejidad. Un tema de planteamientos he ideas dentro del sentido humano y filosófico…buena idea hermano, esta clase de discusiones se hacen poco por lo que pienso que pocos se mojaran, lastima porque es a mi entender tan necesaria como el comer.
    De todas formas yo aportare lo que pueda…os dejo la palabra.

  • #5

    Predeterminado Re: Corrupción. Soluciones



    Para comenzar debemos delimitar la acepción de la palabra corrupción. Leo en el diccionario “vicio o abuso introducido en las cosas no materiales. Más abajo, se define corruptela como “Mala costumbre o abuso introducido contra la ley o el derecho”. En todo caso viene a significar el aprovechamiento indebido de los bienes propios de una comunidad o empresa que le han sido confiados al corrupto. Obviamente esto tiene mucho que ver con el sentido del honor, con la autoestima, con el valor que uno se da a sí mismo como persona responsable en la que se pueda confiar.
    Hoy, de todos es sabido, la corrupción se ha enseñoreado de muchos políticos representantes de nuestras instituciones. No es un fenómeno nuevo ni es privativo de la fauna política ibérica; se da en todos los lugares y, desgraciadamente, hemos de decir que no es España el lugar más corrupto.
    ¿Cuál es el motivo? Para mí es tan simple como difícil de evitar o corregir: el umbral de la ética se ve superado por el de la ambición y la soberbia. Detrás del corrupto viene toda una estela de indignidades, felonías, mentiras, infidelidades, servidumbres tan asquerosas como odiadas, abusos de todo orden y material maloliente suficiente como para construir una montaña de iniquidad y cinismo.
    Las sociedades se han construido como estrategia de supervivencia. En todo grupo deben existir normas de comportamiento basadas en la necesidad de mantener unos estándares mínimos comunes, dependiendo de la especie y el grupo concreto. Esto quiere decir que en todo grupo debe haber unos espacios y medios comunes a todos los individuos. La corrupción en los grupos humanos sobreviene cuando la ambición nos lleva a perjudicar al grupo en nuestro propio beneficio.
    Visto de esta forma, no solamente es corrupto el político que se aprovecha de un puesto determinado, pues todo sistema basado en el aprovechamiento de unos con preferencia o perjuicio de otros puede ser entendido como una forma de corrupción. Para que nos entendamos, los bancos son la parte más visible de un sistema que es en sí mismo corrupto, ya que propicia el aprovechamiento abusivo de unos pocos que se benefician de la mayor parte de la riqueza que genera el grupo, dejando a la mayoría en una situación de depauperación generalizada. El hecho de que las leyes de que nos hemos dotado no castiguen esta conducta por parecer a los legisladores que es el sistema más adecuado para producir bienes no debe obviar la verdad de que el reparto de estos bienes en la sociedad actual constituye una forma de corrupción.
    Según lo dicho debemos comenzar a preguntarnos si el corrupto nace o se hace. Naturalmente se dará la circunstancias de que unos sean más propicios al soborno que otros, pero lo que no podemos negar es que la sociedad actual, orientada a un individualismo generalizado y brutal, propicia un ambiente en el que la corrupción se constituye en un elemento de progreso personal importante, a todos los niveles, excepto al de la moral o la ética. Pero hablar de moral o de ética en estos tiempos es algo así como hablar de los Reyes Magos o de la justicia distributiva y el que se atreva a ello es tachado inmediatamente de populista como poco, de gilipollas la mayoría de las veces.
    El ambiente ejerce una fuerza extraordinaria y condiciona notabilísimamente el hecho de que se de una determinada tendencia a nivel tanto individual como colectivo. Porque ¿acaso no es una forma de corrupción el ocultamiento de bienes para pagar menos impuestos, o la deslocalización de las empresas para producir más barato, eso sí, vendiendo a precios más caros, o el uso de niños en los procesos de producción, o los sueldos estratosféricos a los que estamos tan acostumbrados que ya ni protestamos mientras faltas escuelas? Muchas de las formas en las que hay un fondo evidente de corrupción constituyen parte de los fundamentos que mantienen la sociedad.
    Para terminar deberíamos distinguir entre la corrupción individual, la corrupción colectiva, la corrupción como vicio, la corrupción como costumbre, la corrupción como medio de supervivencia, la corrupción como elemento de progreso individual, la corrupción como enfermedad social, etc.
    En fin, ahí dejo esto para reflexionar.

  • #6

    Wink Re: Corrupción. Soluciones



    Pues si, Codino es lo que pasa con estas cosas que se convierten en ciencias complejas. Pero entre el Alfa y el Omega esta la abuela...un abroma.
    Pero la cosa esta en los volúmenes, cuando ellos abusan de un país cuando tú abusas, abusas de dos o tres. Claro que la suma total de dos o tres son millones….todo hay que decirlo.
    Pero no nos despistemos, la filosofía folclórica del primo y del jamón nos ha llevado a cosas variadas. Por ejemplo al huso de gente incompetente en lugares donde no deberían de estar. ¡Cucha haber si puedes colocar a mi primo…no te preocupes yo hablare con …y a si nos va en cuanto a calidad.
    Claro que ha hora el sacrificio es para el cordero, no para el que lo sacrifica, que es el que espera con ello la salvación.
    La corrupción es una droga que produce riqueza y la riqueza nos quita la decencia y la falta de
    Decencia anula el humanismo. Hay muchas escusas para ello. Los empresarios aseguran o pretenden que el echo de controlar ellos el manejo de los derechos de los trabajadores a su gusto y complacencia, dan puestos de trabajo, cosa que históricamente se sabe que no es a si.
    Porque son viciosos de espíritu…hay que tomar como ejemplo a la iglesia católica…dejar que los niños se acerquen a mí.
    Piden confianza…y la confianza se traduce en corrupción. Y vuelta a empezar.
    Mira. Puedes despedir al que quieras y cuando quieras de la manera que tu quieras pero paga lo que debes de pagar al que trabaja. El resultado es que el trabajador consume y aumenta la demanda del producto interno y esto es lo que crea la necesidad de mano de obra y estimula la creación de puestos de trabajo. Si supiera de matemáticas lo expondría mas claro…a mas no llego…pido disculpas por ello.
    Paso la palabra al siguiente…me a legra de leerte Codino, un abrazo.

  • #7

    Predeterminado Re: Corrupción. Soluciones



    La corrupción me recuerda las películas de romanos, el circo, las fieras, los gladiadores ensartándose ante una multitud rabiosa que pide sangre sin límites. No hay arena, no hay tatamis, tampoco se ve brillar el acero de los puñales, pero haberlos hailos. No me preocupan tanto las oscuras corrientes de miasma putrefacto que circulan en el seno de los partidos, sobre todo de los dos mayoritarios, sino el fervor del público gozando de la sangre que se vierte en la arena. Desde la tribuna donde nos sentimos a salvo de todo, gozamos del espectáculo de los emperadores que, lejos del alcance de su pueblo, retuercen el gesto arrobados por el gusto de la violencia, del poder y de la masacre que ellos mismos están generando, mientras nosotros, pobres e ignorantes ciudadanos, gozamos de un momento de éxtasis cada vez que la espada se hunde en el pecho de un contrario. Adherimos nuestro corazón a los colores de un equipo no tanto por las virtudes del mismo, que nos traen sin cuidado, como por el vapor que emana de la combustión de nuestras emociones. Y hecho esto, el contrario siempre aparecerá como la encarnación del diablo; mientras, el nuestro, el que hemos elegido como representante de nuestros sentimientos, será la bondad absoluta, la sabiduría infinita, la honradez a toda prueba y la sede de la Arcadia feliz donde no existe la maldad.
    ¿Dónde está el peligro de la lucha que tiene lugar en la arena? No lo veo en el gesto voluptuoso del poder por el que se vierte la sangre, lo veo en el griterío de las gradas, lo veo en la masa vociferante que quiere más sangre. Tal me parece a mí el lenguaje procaz y desmedidamente abrupto de muchos que dicen odiar la corrupción, pero que no tienen empacho alguno en votar al corrupto, siempre y cuando la arena se tiña con la sangre del contrario.
    Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios, dicen que dijo Jesús en el Sermón de la Montaña, aquel que se apiadó de la hambruna y necesidades de los que le escuchaban. He aquí a los incorruptos, he aquí a aquellos que verdaderamente pueden sentirse libres de corrupción: los limpios de corazón, aquellos que en lo más profundo de su conciencia saben que sus acciones no perjudican al prójimo, y si lo hacen por supervivencia procuran que el daño sea mínimo –porque eso de la conciencia existe y algún día deberíamos abrir un debate sobre el tema, más aún sabiendo, como todos sabemos, que tiene mucho que ver con la corrupción-. Y dado que nos encontramos en el apartado de Filosofía y Religión, espero que me perdonen esta deriva más sentimental que filosófica o religiosa, pero tal vez comienzo a encontrar sentido en la frase, también pronunciada por Jesús, “los últimos serán los primeros”.
    La corrupción es el miasma maloliente que surge de los oscuros recovecos de nuestras ambiciones, del deseo inextinguible de ser más que el vecino, de sentirse elevado sobre la chusma que, bajo el látigo de las necesidades, mantiene firme los cimientos de la pirámide social. Es consustancial al ser humano de tal modo que, hasta los santos usan su santidad para estar más cerca del poder supremo y absoluto. La ausencia de corrupción se daría en aquellos que ponen el bien del prójimo por encima del propio. Todo aquel que busca su propio beneficio con prioridad absoluta sobre el del prójimo, o es corrupto o está en disposición de serlo.
    ¿Cuál es la solución? Está visto que las leyes no ofrecen un muro lo suficientemente alto y resistente ante este tsunami que nos azota. ¿Entonces, qué podemos hacer? Mi respuesta es la EDUCACIÓN, así, con mayúsculas, es ahí donde debemos inculcar los valores que deberán brillar en los adultos de nuestra sociedad. El odio a la corrupción debe sembrarse en el terreno virgen de la niñez. Debemos enseñar a nuestros niños y niñas a ayudar al compañero de pupitre, no a competir con él. La competición despiertas sentimientos de enemistad, oposición, violencia, ansiedad por conseguir ser más que los demás de la clase, frustración cuando no se consigue. La filosofía esa en la que el que no llega primero es un perdedor es nefasta. La competitividad me parece una palabra absolutamente horrible que nace del egoísmo, de la insolidaridad, del miedo, del deseo de estar por encima de los demás.¡Cómo recuerdo los héroes de los cómics que leía de niño! Sí ya lo sé, el mundo está como está y no nos queda otra; si no somos competitivos estamos abocados al más absoluto de los desastres y para muestra solo debemos echar una mirada a nuestro alrededor. Pero eso no debe ser un obstáculo para que nos demos cuenta de lo que se encierra en eso que denominamos competitividad: una lucha descarnada y brutal por la supervivencia.
    El hecho mismo de que este hilo no estimule una mayor participación me parece bastante significativo.

  • #8

    Talking Re: Corrupción. Soluciones



    Cita Iniciado por Codino Ver Mensaje
    La corrupción me recuerda las películas de romanos, el circo, las fieras, los gladiadores ensartándose ante una multitud rabiosa que pide sangre sin límites. No hay arena, no hay tatamis, tampoco se ve brillar el acero de los puñales, pero haberlos hailos. No me preocupan tanto las oscuras corrientes de miasma putrefacto que circulan en el seno de los partidos, sobre todo de los dos mayoritarios, sino el fervor del público gozando de la sangre que se vierte en la arena. Desde la tribuna donde nos sentimos a salvo de todo, gozamos del espectáculo de los emperadores que, lejos del alcance de su pueblo, retuercen el gesto arrobados por el gusto de la violencia, del poder y de la masacre que ellos mismos están generando, mientras nosotros, pobres e ignorantes ciudadanos, gozamos de un momento de éxtasis cada vez que la espada se hunde en el pecho de un contrario. Adherimos nuestro corazón a los colores de un equipo no tanto por las virtudes del mismo, que nos traen sin cuidado, como por el vapor que emana de la combustión de nuestras emociones. Y hecho esto, el contrario siempre aparecerá como la encarnación del diablo; mientras, el nuestro, el que hemos elegido como representante de nuestros sentimientos, será la bondad absoluta, la sabiduría infinita, la honradez a toda prueba y la sede de la Arcadia feliz donde no existe la maldad.
    ¿Dónde está el peligro de la lucha que tiene lugar en la arena? No lo veo en el gesto voluptuoso del poder por el que se vierte la sangre, lo veo en el griterío de las gradas, lo veo en la masa vociferante que quiere más sangre. Tal me parece a mí el lenguaje procaz y desmedidamente abrupto de muchos que dicen odiar la corrupción, pero que no tienen empacho alguno en votar al corrupto, siempre y cuando la arena se tiña con la sangre del contrario.
    Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios, dicen que dijo Jesús en el Sermón de la Montaña, aquel que se apiadó de la hambruna y necesidades de los que le escuchaban. He aquí a los incorruptos, he aquí a aquellos que verdaderamente pueden sentirse libres de corrupción: los limpios de corazón, aquellos que en lo más profundo de su conciencia saben que sus acciones no perjudican al prójimo, y si lo hacen por supervivencia procuran que el daño sea mínimo –porque eso de la conciencia existe y algún día deberíamos abrir un debate sobre el tema, más aún sabiendo, como todos sabemos, que tiene mucho que ver con la corrupción-. Y dado que nos encontramos en el apartado de Filosofía y Religión, espero que me perdonen esta deriva más sentimental que filosófica o religiosa, pero tal vez comienzo a encontrar sentido en la frase, también pronunciada por Jesús, “los últimos serán los primeros”.
    La corrupción es el miasma maloliente que surge de los oscuros recovecos de nuestras ambiciones, del deseo inextinguible de ser más que el vecino, de sentirse elevado sobre la chusma que, bajo el látigo de las necesidades, mantiene firme los cimientos de la pirámide social. Es consustancial al ser humano de tal modo que, hasta los santos usan su santidad para estar más cerca del poder supremo y absoluto. La ausencia de corrupción se daría en aquellos que ponen el bien del prójimo por encima del propio. Todo aquel que busca su propio beneficio con prioridad absoluta sobre el del prójimo, o es corrupto o está en disposición de serlo.
    ¿Cuál es la solución? Está visto que las leyes no ofrecen un muro lo suficientemente alto y resistente ante este tsunami que nos azota. ¿Entonces, qué podemos hacer? Mi respuesta es la EDUCACIÓN, así, con mayúsculas, es ahí donde debemos inculcar los valores que deberán brillar en los adultos de nuestra sociedad. El odio a la corrupción debe sembrarse en el terreno virgen de la niñez. Debemos enseñar a nuestros niños y niñas a ayudar al compañero de pupitre, no a competir con él. La competición despiertas sentimientos de enemistad, oposición, violencia, ansiedad por conseguir ser más que los demás de la clase, frustración cuando no se consigue. La filosofía esa en la que el que no llega primero es un perdedor es nefasta. La competitividad me parece una palabra absolutamente horrible que nace del egoísmo, de la insolidaridad, del miedo, del deseo de estar por encima de los demás.¡Cómo recuerdo los héroes de los cómics que leía de niño! Sí ya lo sé, el mundo está como está y no nos queda otra; si no somos competitivos estamos abocados al más absoluto de los desastres y para muestra solo debemos echar una mirada a nuestro alrededor. Pero eso no debe ser un obstáculo para que nos demos cuenta de lo que se encierra en eso que denominamos competitividad: una lucha descarnada y brutal por la supervivencia.
    El hecho mismo de que este hilo no estimule una mayor participación me parece bastante significativo.

    Por supuesto Codino. A quien le pueden interesar estos temas? El humanismo es una desviación antinatural, una enfermedad de la materia…creen. La felicidad se siente en uno mismo, pero la felicidad no es nuestra, proviene siempre de otros. Yo soy feliz por que a los míos les va bien, por que el mundo baya bien…pero yo no puedo sentir la felicidad por mi mismo. Solo puedo ser feliz a trabes de los demás. Lo mismo sucede si los demás sufren entonces yo sufro. Es una ley natural.
    Para ser feliz hay que recibir la felicidad de los demás y ellos la tuya, si es que quieren ser felices.
    El materialismo es un mecanismo de bienestar y el bienestar es un mecanismo de protección…como el que lleva una pistola en el bolsillo para sentirse seguro. Materia y espíritu, es algo que hay que poner en una balanza y que pesen lo mismo. La competencia sana es necesaria, es un estimulo que hace que nos superemos. Porque no vamos a querer lo mejor para los nuestros? Pero que es lo mejor? Abusar de los demás para tener más que nadie? Que nos respeten por lo que tenemos y no por lo que somos? Somos mas fuertes, somos mejores y por eso tenemos el derecho de hacer lo que hacemos?
    Cuando un familiar querido se pone enfermo queremos que lo a tiendan lo mejor posible, pero cuando tenemos que luchar para que esto sea posible que es lo que hacemos? Si no hemos sabido unirnos y ser una sola voz para crear bienestar, igualdad y tener todos los mismos derechos porque cuando a ti te sucede te llevas las manos a la cabeza y te rasgas las vestiduras?
    Dicen que creen en las palabras de Jesús, pero son incapaces de tener conciencia y de crear conciencia sobre el significado d sus palabras. Su intención era para salvarnos, si, pero sus palabras eran para crear conciencia. Sin esta conciencia apaga y vamos nos.
    En fin estimado Codino , el camino más largo lo recorren los ciegos.

  • #9
    Fecha de Ingreso
    Jun 2007
    Mensajes
    4,859

    Predeterminado Re: Corrupción. Soluciones



    Gracias por vuestras aportaciones a este tema. El 2012 me ha cogido con mucho trabajo y tengo muy poco tiempo para emplearlo en el foro.

    Este tema de la corrupción es muy interesante porque nos lleva al interior de nosotros mismos, a nuestro grado de crecimiento personal, cuyo nivel podemos observar en nuestra relación con la sociedad. Dos personas conforman una sociedad. La sociedad sólo es un reflejo de nosotros mismos y si dentro de nosotros no existe armonía entre nuestra mente, corazón y organismo físico eso se verá reflejado en nuestras relaciones y por consecuencia en la sociedad.

    Dentro de nosotros existe la envidia, la codicia, la ambición, que la misma sociedad promueve. Estamos dirigidos por nuestro propio egoísmo. Buscamos nuestro propio éxito por tanto la relación con el otro se ve desde la base corrompida. El otro se convierte en un medio para mis fines egoístas por tanto no hay relación verdadera.

    Cada uno de nosotros viven condicionado por este mundo de ambición, de miedo. En nuestro caparazón egocéntrico, nos sentimos solos, aislados. Detrás de nuestras palabras de amor se esconde la posesión, el dominio del otro por una necesidad interior de que se nos quiera. En realidad detrás existe sólo el propio interés, usamos al otro para cubrir nuestras propias deficiencias, para escapar de nuestra soledad, de nuestra desesperación.

    Aún estando rodeados de gente, de nuestras familias, marido, mujer, hijos, nos sentimos solos. Nuestras actividades se convierten así en un escape, en un esfuerzo por llenar un vacío.

    Vivimos interiormente en una constante comparación, el más, el mejor, el peor. Se promueve la competencia, el deseo de lograr, de sobrepasar al otro. Buscamos el placer y escapamos del dolor sin llegar a encararlo, a verlo por eso nos persigue.

    Decía Heráclito que los que velan tienen un cosmos único y común; los que duermen retornan al suyo propio y particular.

    Toda división, toda separación, toda fragmentación produce tarde o temprano conflicto. Me separo de mi mismo, aspectos que no me gustan y que proyecto en los demás. Hay división entre tú y yo. Distintos grupos enfrentados, ideologías, creencias, religiones, estados. El ego es aislamiento, es vanidad, es miedo, es ignorancia y es por medio del ego que nos relacionamos y esa relación ha creado esta sociedad corrupta.

    Entiendo que lo primordial que podemos hacer es conocernos a nosotros mismos, comprendernos, observar nuestra propia violencia en nuestras interrelaciones, nuestra propia codicia, la desesperación, la soledad, la envidia, la corrupción. La constante lucha entre lo que soy y lo que quiero llegar a ser. Nuestra hipocresía, la brecha entre lo que decimos y lo que en realidad hacemos. Estar atentos a nuestro “yo” eso nos dará la sabiduría que no se encuentra en los libros. Observar que nos impulsa, nuestras motivaciones profundas, nuestras intenciones reales. Es un aprendizaje continuo pues nuestro “yo” está en constante cambio.

    Se trata de observarnos sin juzgarnos, sin reprimirnos, sin controlarnos, sin luchar contra nosotros mismos, sin escapar de nosotros mismos, sin resistirnos que es lo que venimos haciendo con nosotros mismos y por extensión es lo que hacemos con los demás.

    Nuestro cerebro está concebido para sobrevivir y busca la seguridad. Está condicionado por miles de años de evolución. Ha creado el pensamiento buscando la seguridad y este le ha dado un “yo”, un centro que dirige, ha creado los nacionalismos, los distintos dioses, las creencias, los sistemas políticos y económicos… El pensamiento ha creado todas estas ilusiones en busca de seguridad, tratando de sobrevivir y cuando el cerebro se da cuenta de ello se queda completamente en silencio.

    Un abrazo y mil risas

  • #10

    Predeterminado Re: Corrupción. Soluciones

    Controla tu banco


    Codino, dices que la solución es la Educación con mayúscula. Pero constato que no es suficiente.

    Conozco a un chaval, que estuvo en el mundo del Escultismo, no eran scouts católicos ni nada semejante; escultismo puro y duro, del de Baden Powell. El escultismo en sí mismo, es un proyecto educativo, con mayúsculas: se enseña a ser mejor, a comprometerse con los demás, a comprometerse con uno mismo. Las pañoletas que se les ve al cuello a algunos scouts tienen un significado: han hecho promesa de "hacer cuanto de mí dependa para ayudar a mi prójimo en toda circunstancia" y de "cumplir la ley scout" la ley scout dice cosas tan interesantes para la educación de uno mismo como "ser digno de confianza, ser leal tanto a tus superiores como a los que dependen de ti, ser útil y ayudar a los demás, ser amigo de todos sin distinción de procedencia ni credo, etc, ser cortés (educado), amigo de los animales (de la naturaleza por extensión), alegre, ahorrativo, y limpio en pensamiento palabra y obra"

    Vamos...el ideal de una educación.

    Este chaval que prometió todo ésto y ya más de mayor estuvo unos años vinculado a los scouts, pero ya enseñando, siendo monitor de otros niños, años después, se hizo abogado. Y ejerciendo su profesión compartimos un cliente.

    Pues resulta que este cliente, inglés, debe pensar que los españoles, o algunos españoles, no somos muy dignos de confianza, porque este abogado cobró bastantes miles de euros (más de sesenta mil) por unos trabajos, que luego no realizó hasta el final (les hizo unos contratos, pero además debía de llevar un seguimiento que luego ha pasado de realizar) Total, que el cliente inglés y unos cuantos más, le han demandado, reclamándole parte de lo que le pagaron.

    Pongo este ejemplo, anónimo, pero real, para indicar que somos humanos, y que ni la mejor educación recibida, es garantía de que luego se vaya a actuar honestamente y como Dios manda.

    Y como siempre, la sentencia cristiana de que no se puede servir a Dios y al dinero, porque se preferirá a uno y se dará de lado al otro, está tan de actualidad ahora como hace dos mil años.

  • Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

    Información de Tema

    Usuarios Viendo este Tema

    Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

    Los visitantes han encontrado esta página buscando:

    soluciones sobre el tema de corrupcion

    corrupción es españa soluciones

    corrupcion y posibles soluciones

    corrupción (soluciones)

    10 soluciones de la corrupción

    2 soluciones de corrupción

    corrupción soluciones

    corrupción espanola soluciones

    casos corrupción soluciones españa

    soluciones a la corrupcion en españa

    soluciones de corrupción española

    soluciones corrupción en españa

    Permisos de Publicación

    • No puedes crear nuevos temas
    • No puedes responder temas
    • No puedes subir archivos adjuntos
    • No puedes editar tus mensajes
    •