Un matrimonio de capadocios va al médico, que le receta unos supositorios a la mujer. Al salir, se ponen a hablar entre ellos.

- Oye, ¿Mariano, que es un supositorio?

- Pues la verdad es que no lo sé.

- ¿Y entonces como los voy a usar?

- Pues no sé. Mira, lo mejor es que entremos otra vez y se lo preguntemos al médico, que debe saberlo.

- No, hombre, no, que se va a enfadar.

- ¡ Que se va a enfadar ! Anda, mujer, no seas tímida.

Total, que vuelven a entrar y la mujer le pregunta al medico :

- Esto... ¿ nos podría decir como se usan los supositorios ?

- Si, claro. Tiene que sacarlos del envoltorio, con un poco de cuidado para que no se rompan, y metérselos por el culo.

- ¿ Ves, Mariano ? Ya te dije que se iba a cabrear.


-------

Saludos