[SIZE="4"]Calaveritas pa'mis maestros

Un feliz día de muertos
Llegó la muerte a llevarse a los maestros
Se metió en el salón
Y se escondió en un cajón
Esperó ansiosa que alguien lo abriera
Para darle un susto y llevárselo al panteón.

El maestro de ciencias lo abrió
Y la muerte le dijo: “te llevare al panteón”
Con un infarto de folicatonon”.
“Eso no existe” dijo el profesor
Estudia el cuerpo humano
Para que corrijas tu error
OK dijo la muerte y así empezó.

En eso llegó el maestro de español
Explicándole que escribió mal la o
Y le dijo:
“¡oye! así no se escribe la o
Se escribe ó con acento
Ahora me vas a hacer
500 veces esa letra”.
“Pero yo no sé contar
Así que no sabré cuántas llevo.

Y en eso entró la maestra de mate
Y lo puso a hacer planas
De los números naturales,
Egipcios, romanos etc.


Ya que terminó
Entró el maestro de computación
Y le dijo:
“¿sabes qué? Ahora
Pasa las planas a la computadora.
OK dijo la muerte.

Empezó y siguió cuando un letrero le apareció
“¿que dice aquí?” le preguntó al profesor
Y la maestra de inglés de pronto apareció.
“¿Sabes que? te enseñare a leer en inglés”

Y así se la pasó
Todo el día en el salón
Y después dijo
Ahora sí me los llevaré al panteón.

Pero se le olvidó donde quedaba
Y llamaron al maestro de geografía
Que le enseñó en un mapa del país
El estado de México
Y preguntó: “¿que es esto?”

Muy interesado
Entró el maestro de Estatal apresurado
Le enseñó desde el tipo de gobierno
Hasta el himno del Estado

Y dijo la muerte: “no entiendo muy bien,
¿Querría alguien explicarme?”
“Claro que sí”
Contestó el maestro de música
Cómprate una flauta
Y yo te ayudaré


El maestro le enseñó
Como funciona la flauta
Donde van los dedos
Cual es la familia de la flauta
y hasta le enseñó
Un par de canciones.

En eso la maestra de religión
pasó por el salón
y vio que tocaba muy bonito
y le enseñó
la letra de una canción
llamada granito de mostaza
y acción de gracias
Y así la muerte
se quedo en el Emiliani
feliz con los maestros
que enseñaban cosas nuevas.
[/SIZE]