Página 1 de 5 123 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 43

Tema: leyendas y refranes de tu gente

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Jan 2007
    Mensajes
    586

    Wink leyendas y refranes de tu gente



    [SIZE="5"][SIZE="4"]Aquí escribirás las leyendas y refranes de tu región, que más te gusten [/SIZE][/SIZE]
    El fruto de la luna entre la noche
    Cuenta la leyenda que hace muchos años un hombre empezó a decirles a sus amigos que la luna era la creadora de la Tierra.

    Sus amigos no le creyeron así que aquel hombre decidió ir al lago sagrado que quedaba muy lejos, donde la Luna duplicaba su esplendor. Dicen que ahí la Luna te responderá una pregunta.

    Aquel hombre caminó mucho tiempo pero sólo de noche para contemplar a la Luna, sin embargo al llegar al lago estaba exhausto, no había comido ni bebido y no podía beber del lago por ser sagrado.

    Así que decidió preguntar a la Luna: ¿Puedo comer algo?

    La luna le dijo que sí, pero el alimento se lo daría ella, en agradecimiento por serle fiel.

    De la tierra salió una gran raíz redonda y blanca además jugosa y rica ¡La Jícama! Desde entonces el hombre comió jícama: “Fruto de la Luna”

  2. # ADS
    Publicidad Circuit advertisement
    Fecha de Ingreso
    Always
    Mensajes
    Many
    Study & Experience
     
  3. #2
    Fecha de Ingreso
    Dec 2006
    Ubicación
    lierganes cantabria
    Edad
    51
    Mensajes
    14,855

    Predeterminado esto es la leyenda,o historia por lo que mas se conoce mi pueblo ,aparte del balneario y las tetas de lierganes



    El Padre Feijoo Y El Hombre-Pez
    Pero el relato que presenta mayor número de detalles y que resulta de un singular interés por el carácter racionalista y desmitificador de quien escribe sobre él, es el del hombre-pez de Liérganes, que aparece reseñado por primera vez en el volumen VI del Teatro Crítico Universal (1726-1740) de fray Benito Jerónimo Feijoo. La historia, tal y como la cuenta el ilustrado fraile, es más o menos como sigue.



    Retrato de fray Benito Jerónimo Feijoo, quién consideró la historia del Hombre pez de Liérganes.

    En el lugar de Liérganes, cercano a la villa de Santander, vivía a mediados del siglo XVII el matrimonio formado por Francisco de la Vega y María de Casar, que tenían cuatro hijos. La mujer, al enviudar, mandó al segundo de ellos, Francisco, a Bilbao, para que aprendiese el oficio de carpintero. Allí vivía el joven Francisco cuando, la víspera del día de San Juan del año 1674, se fue a nadar con unos amigos al río. El joven se desnudó, entró en el agua y se fue nadando río abajo, hasta perderse de vista. Según parece, el muchacho era un excelente nadador y sus compañeros no temieron por él hasta pasadas unas horas. Entonces, al ver que no regresaba, le dieron por ahogado.

    Cinco años más tarde, en 1679, mientras unos pescadores faenaban en la bahía de Cádiz, se les apareció un ser acuático extraño, con apariencia humana. Cuando se acercaron a él para ver de qué se trataba, desapareció. La insólita aparición se repitió por varios días, hasta que finalmente pudieron atraparlo, cebándolo con pedazos de pan y cercándolo con las redes. Cuando lo subieron a cubierta comprobaron con asombro que el extraño ser era un hombre joven, corpulento, de tez pálida y cabello rojizo y ralo; las únicas particularidades eran una cinta de escamas que descendía de la garganta hasta el estómago, otra que cubría todo el espinazo, y unas uñas gastadas, como corroídas por el salitre.

    Los pescadores llevaron al extraño sujeto al convento de San Francisco donde, después de conjurar a los espíritus malignos que pudiera contener, le interrogaron en varios idiomas sin obtener de él respuesta alguna. Al cabo de unos días, los esfuerzos de los frailes en hacerlo hablar se vieron recompensados con una palabra: "Liérganes". El suceso corrió de boca en boca, y nadie encontraba explicación alguna al vocablo hasta que un mozo montañés, que trabajaba en Cádiz, comentó que por sus tierras había un lugar que se llamaba así. Don Domingo de la Cantolla, secretario del Santo Oficio de la Inquisición, confirmó la existencia de Liérganes como un lugar cercano a Santander, perteneciente al arzobispado de Burgos, y del cual él era oriundo. De inmediato mandó noticia del hallazgo efectuado en Cádiz a sus parientes, solicitando que informaran de si allí había ocurrido algún suceso que pudiese tener conexión con el extraño sujeto que tenían en el convento. De Liérganes respondieron que allí no había ocurrido nada extraordinario fuera de la desaparición de Francisco de la Vega, hijo de la viuda María de Casar, mientras nadaba en el río de Bilbao; pero que esto había ocurrido cinco años atrás.

    Esta respuesta excitó la curiosidad de Juan Rosendo, fraile del convento, quien, deseoso de comprobar si el joven sacado de la mar y Francisco de la Vega eran la misma persona, se encaminó con él hacia Liérganes. Cuando llegaron al monte que llaman de la Dehesa, a un cuarto de legua del pueblo, el religioso mandó al joven a que se adelantara hasta allí. Así lo hizo su silencioso acompañante, que se dirigió directamente hacia Liérganes, sin errar una sola vez al camino; ya en el caserío, se encaminó sin dudar hacia la casa de María de Casar. Ésta, en cuanto le vio, le reconoció como su hijo Francisco, al igual que dos de sus hermanos que se hallaban en casa.

    El joven Francisco se quedó en casa de su madre, donde vivía tranquilo, sin mostrar el menor interés por nada ni por nadie. Siempre iba descalzo, y si no le daban ropa no se vestía y andaba desnudo con absoluta indiferencia. No hablaba; sólo de vez en cuando pronunciaba las palabras "tabaco", "pan" y "vino", pero sin relación directa con el deseo de fumar o comer. Cuando comía lo hacia con avidez, para luego pasarse cuatro o cinco días sin probar bocado. Era dócil y servicial; si se le mandaba algún recado lo cumplía con puntualidad, pero jamás mostraba entusiasmo por nada. Por todo ello se le creía loco hasta que un buen día, al cabo de nueve años, desapareció de nuevo en el mar sin que se supiera nunca más nada de él.


    [SIZE="4"]pido vuestra firma..y asi mismo os informeis sabre las enfermedades rara...o ER en el enlace de acontinuacion[/SIZE] http://www.feder.org.es/ver_campanyas.php?id=3#firma


    [SIZE="4"]si quieres escuchar musica de cantabria ...en mi habitacion[/SIZE]

  • #3
    Fecha de Ingreso
    Apr 2007
    Ubicación
    Donde el viento se devuelve
    Edad
    32
    Mensajes
    442

    Predeterminado Leyenda de Juan Machete (Vzla)



    Considerable como una de las leyendas más conocidas del llano. Cuenta la vida del hombre que quería ser el más poderoso de la región, su nombre era Juan Francisco Ortiz, amo y señor de las tierras de la Macarena.

    Este señor hizo un pacto con el diablo en el cual le entregaba su mujer e hijos, a cambio de mucho dinero, ganado y tierras.

    El diablo le dijo a Juan que agarrara un sapo y una gallina, a los cuales debería coserle los ojos y enterrarlos vivos un Viernes Santo a las doce de la noche, en un lugar apartado, luego debería invocarlo de alma y corazón. Juan cumplió con lo encomendado. Pasando varios días, el hombre se dió cuenta que los negocios prosperaban.

    Una madrugada se levantó temprano, y al ensillar su caballo divisó un imponente toro negro, con los cuatro cascos y los dos cachos blancos. Pasó este hecho desapercibido y se fué a trabajar como de costumbre .

    En la tarde regresó de la faena y observó que el toro todavía se encontraba merodeando la casa. Pensó "será de algún vecina". Al otro día lo despertó el alboroto causado por los animales, se imaginó que la causa podía ser el toro negro. Trató de sacarlo de su territorio, pero esto no fue posible porque ningún rejo aguanto.

    Cansado y preocupado con el extraño incidente se acostó, pero a las doce de la noche fue despertado por un imponente bramido.

    Al llegar al potrero se dió cuenta que miles de reces pastaban de un lado a otro. Su riqueza aumentó cada vez más. Dice la leyenda durante muchos años fue el hombre más rico de la región.

    Hasta que un día misteriosamente empezó a desaparecer el ganado y a disminuir su fortuna hasta quedar en la miseria. Se dice que Juan Machete después de cumplir su pacto con el diablo, arrepentido enterró la pata que le quedaba y desapareció en las entrañas de la selva.

    Cuenta la leyenda que en las tierras de la marraneras deambula un hombre vomitando fuego e impidiendo que se desentierre el dinero de Juan Machete.
    " La Vida Es Mas Apretada Que Tuerca de Submarino "

  • #4
    Fecha de Ingreso
    Jan 2007
    Ubicación
    Mexico
    Mensajes
    11,926

    Predeterminado Algunos Refranes



    • Ojos que no ven corazón que no siente
    • Genio y figura hasta la sepultura
    • Barriga llena corazón contento
    • Ande yo caliente ríase la gente
    • Lo caliente no quita lo decente :leng:
    • Si digo que la burra es parda, es porque tengo los pelos en la mano
    • La que de amarillo se viste en su belleza confia o de descarada se pasa
    • La curiosidad mató al gato
    • Explicación no pedida acusación manifiesta
    • El dinero y el amor no se pueden ocultar
    • En la guerra y el amor todo se vale
    • La mula no era arisca, la hicieron a palos
    • Más vale ponerse una vez rojo y no cien descolorido
    • El que hambre tiene en pan piensa
    • Perro que ladra no muerde
    • Agua que no has de beber déjala correr
    • Cría cuervos y te sacarán los ojos
    • El que mucho se despide pocas ganas tiene de irse

    La pareja perfecta:
    • Al que madruga Dios le ayuda y
    • No por mucho madrugar a amanece más temprano (entonces en qué quedamos)

    Otra selección contradictoria:
    • Aunque lo mona se vista de seda, mona se queda
    • El traje hace al monje

    Algunos mexicanos:
    • Cuando el tecolote canta el indio muere (tecolote=lechuza, búho)
    • Gallina que se sale del corral, acaba en mole (mole=platillo típico mexicano hecho de chiles molidos de muchos tipos)
    • En qué quedamos? En Corona y luego hablamos (Mercantil, Corona = marca de cerveza)

  • #5
    Fecha de Ingreso
    Feb 2007
    Ubicación
    La ciudad olvidada
    Edad
    36
    Mensajes
    700

    Predeterminado



    Hola Hermione. Aqui va una leyenda de León (medieval, creo).

    Los animales del bosque estaban buscando un rey. Hicieron una corona con flores, hojas de roble y de laurel, y se la ofrecieron a aquel que les pareció más digno entre todos los animales: el león.

    -Tomad, majestad, con esta corona todos los honores que se deben a un rey -le dijeron.
    -No quiero esa corona -les contestó-. Pues ni son bastantes los honores ni vosotros sois dignos de mí.

    Todos los animales quedaron perplejos, pero siguieron buscando a otro que pudiera ser rey. Eligieron al lobo.

    -Tomad, majestad, con esta corona todos los honores que se deben a un rey -le dijeron.
    -Yo no quiero para mí la responsabilidad de la realeza -les contestó.

    Los animales eligieron entonces al águila.

    -Tomad, majestad, con esta corona...
    -No, gracias -les interrumpió-. Si ni el león, ni el lobo quisieron ser el rey, no quiero serlo yo tampoco.

    Pasaron así muchos días los animales y se les ofreció la corona a cada uno de ellos, pero ninguno aceptó. Hasta que al final vino un cuclillo y les dijo:

    -Si nadie quiere esa corona, dádmela a mí para que pueda hacer un nido con ella.

    A todos les pareció bien y nadie protestó. Entonces dijo el cuclillo:

    -Gracias, pues más servicio le hace a un pájaro una corona que todos los honores a un rey.

    Y todos estuvieron de acuerdo.


  • #6
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Ubicación
    ESPAÑA, SIEMPRE ESPAÑA
    Mensajes
    9,060

    Predeterminado



    LAS CARANTOÑAS:


    Tenemos hoy a un invitado poco común: el "carantoña". Se trata, según dicen, de un pequeño ser que habita en los bosques de las montañas ibéricas, y no demasiado atractivo por lo que a su aspecto físico se refiere: su enana estatura, los cuernos que engalanan su testa, sus afilados colmillos y sus grandes ojos amarillentos como yemas de huevo, no lo hacen muy fácil de mirar; gusta de vestirse con pieles y, la Diosa sepa por qué razón, porta siempre cascabeles en los tobillos.
    Sin embargo, el carantoña es un tipo de lo más divertido: no para de reír y hacer gracias, le encantan las adivinanzas y los juegos de palabras... Es, en resumen, como una especie de juglar o bufón saltimbanqui de los bosques. Solitario en lo que se refiere al trato con sus congéneres -pues no sabemos por qué razón raramente suele verse a dos carantoñas juntos- adora en cambio la compañía humana, y es su costumbre aparecerse a los caminantes para amenizar las penurias de su viaje: así que si un día, paseando por el bosque, sentís una musiquita cascabelera acercándose a vosotros, pensad no sólo que pueda ser una oveja perdida, sino quizá también el carantoña que viene a saludaros.
    Una cosa hay qué decir de los carantoñas, eso sí, y ésta es su peculiaridad más característica: siempre están borrachos. Puede que guarden algún parentesco lejano con el "cluricaun" de Irlanda, quién sabe. En la mano de un carantoña suele haber un pellejo de vino tinto, siempre tinto, del que dar buena cuenta… Y que, por cierto, más conviene no quede vacío nunca: si tal cosa ocurre, se os pille confesados como no llevéis una bota bien repleta de tintorro con la que mantenerlo entretenido, mientras buscáis con la mirada el camino más rápido para salir corriendo...
    Pues si no… los instintos del carantoña, adormecidos hasta entonces por la embriaguez, despertarán para recordarle qué elixir es el que realmente necesita: vuestra sangre; y se abalanzará contra vosotros con el ímpetu animal de una bestia salvaje hambrienta, buscando con sus colmillos el rincón más blandito de vuestra yugular para hincarlos en él. El carantoña es una suerte de vampirillo de los bosques, nunca lo olvidéis por más simpático que os resulte.
    Aquéllos que nunca hayan oído hablar del carantoña quizá se estén preguntando: ¿pero de dónde sale ahora este personaje, de dónde proviene, a qué cuerpo de leyendas pertenece? Algunos os dirían, si les preguntarais, que es un mito asturiano, otros que gallego, otros que extremeño… Y es que, a nivel popular, pese a no ser demasiado conocida todavía, la del carantoña es una fábula confusa.
    ¿Es el carantoña un mito? Mi respuesta particular es que sí, que el carantoña es un mito: un mito naciente, en gestación, formándose, un mito que quizá crezca y se desarrolle o que quizá se malogre por el camino. Pero un mito en toda regla desde mi punto de vista, pues así se le debe considerar desde el momento en que la gente lo menciona o conoce, pese a que no tenga idea alguna acerca de cuáles son sus orígenes o de dónde proviene, o ni recuerde dónde escuchó hablar de él por primera vez. Tarde o temprano, vais a encontrar a alguien que, cuando oiga nombrar al carantoña, sepa deciros que es una suerte de enano cornudo, vampiro y borrachuzo, de los bosques. Y punto. La curiosidad popular no necesita saber nada más acerca de los cuentos que sólo cuentos son, ¿verdad?
    Pero siempre hay curiosos entre el pueblo, siempre a quienes les gusta hurgar en las entrañas de una historia: para ellos, vamos a profundizar en la figura del carantoña, en los vericuetos que pueda ofrecer investigarla, y en sus raíces. Para empezar, vamos a consultar el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (XXII edición, 2001):
    "Carantoña. 1: f. coloq. desus. carantamaula, careta de cartón de aspecto horrible y feo. 2: f. coloq. Halago y caricia que se hacen a alguien para conseguir de él algo. U. m. en pl. 3: f. coloq. p. us. Persona mal encarada. 4: f. coloq. p. us. Mujer vieja y fea que se aplica afeites y se compone el rostro para disimular su fealdad."
    Hum… ¿careta de aspecto horrible y feo? Sí, realmente se le puede aplicar a nuestro personaje... ¿Halago y caricia que se hacen a alguien para conseguir de él algo? Bueno, podrían establecerse paralelismos con la gracia y simpatía del carantoña, por qué no, que terminan volviéndose en contra de uno... ¿Persona mal encarada? Pues si nos atenemos a lo que sucede cuando se le acaba el tinto, va a ser que sí... ¿Mujer vieja y fea que se aplica afeites y se compone el rostro para disimular su fealdad? Sería una buena metáfora: el vino no es un afeite, pero proporciona al carantoña una manera de disimular su verdadera naturaleza...
    Y ahora pasemos a buscar al carantoña por la geografía ibérica: ¿se le puede encontrar? Pues no exactamente, pero sí, sí nos deja pistas... Vayámonos a cierta población extremeña, a Acehuche, en la provincia de Cáceres. Allí, la víspera del 20 de enero, festividad de San Sebastián, algunos mozos del pueblo se disfrazan de "carantoñas", pues así precisamente se les llama: se visten con cueros, como nuestro personaje, sujetos con cuerdas, sobre los que se colocan un zamarrón o doble piel de mayor tamaño y que se ajusta al cuerpo con una cincha; las pieles son generalmente de cabra, oveja o zorra.
    Estos carantoñas ocultan su rostro, además, con una careta de cartón, forrada también con pieles, y de las que dejan colgar orejas de animales, colmillos, también pimientos… aunque nunca cuernos, en esto no concuerdan con el aspecto de nuestro amigo borrachín. Los carantoñas de Acehuche usan, pues, "carantamaulas", lo que en "lengua coloquial caída en desuso", según la definición de la Real Academia que antes hemos visto, serían justamente las "carantoñas". Y célebres son, en todas estas festividades hispánicas en las que participan manadas de mozos disfrazados, los abusos del vino, tinto y de todos los colores, y demás bebidas espiritosas.
    No todos los carantoñas de Acehuche carecen de cuernos. Hay una carantoña especial, la "Vacatora", que se dispone sobre unos palos de madera cubiertos por una manta: ésta sí que ostenta una buena cornamenta, y además lleva colgando una campanilla de gran tamaño. No es precisamente un cascabel como los que nuestro amigo de los bosques lleva en los tobillos, pero parece que nos vamos acercando a él. La función de la Vacatora en los festejos es la de darlos por finalizados, acobardando a los demás carantoñas y arremetiendo contra ellos… de paso, contra todos los asistentes a las celebraciones.
    Los orígenes de esta festividad en Acehuche son confusos, aunque tienen todo el aspecto de ser la supervivencia de ancestrales ritos paganos relacionados con los ciclos de la fecundidad, la de la tierra y la de la mujer. Existen celebraciones similares por todo el Mediterráneo, y también, aunque hoy día más en desuso, en el ámbito de raíces célticas, donde en su día se cree estuvieron asociadas al dios Cernunnos.
    La "versión oficial" que circula en Acehuche, alimentada por la Iglesia Católica, es que los festejos son una representación del martirio de San Sebastián, cuando después de morir asaetado recibió el respeto de las bestias del bosque, que se postraron ante él en lugar de devorarlo. Los carantoñas intentarían personificar a dichas bestias.
    Pero los y las "carantoñas" no son exclusivos de Acehuche, ni del santo Sebastián. También están presentes, en la misma Extremadura, en festividades de otras poblaciones, en la comarca de Las Hurdes, y ya fuera del ámbito extremeño en muchos lugares del Noroeste peninsular: en Castilla, León, Asturias, Galicia… No siempre reciben el mismo nombre: en Vilariño de Conso, provincia de Orense, se les llama "boteiros", en relación seguramente a su afición a los saltos, carreras y piruetas, y en otras poblaciones gallegas "peliqueiros" y "cigarrones". También existen las "carantonhas" en el Norte de Portugal, y el término es usado en todo el ámbito de lengua portuguesa, incluido el Brasil, con el mismo significado que en la gallega y castellana: máscara de aspecto feo u horrible.
    Hemos, pues, estrechado el cerco a nuestro carantoña: el Noroeste de la Península Ibérica, aunque nadie se sorprenda de encontrar celebraciones carantoñescas en otros lugares de la geografía de nuestro país. Esta ubicación en tierras antaño célticas o celtibéricas me inclina a pensar más en la supervivencia de ritos relacionados con Cernunnos que no con Pan, aunque hay que tener presente que estas nuestras lares hispánicas fueron el lugar donde más a gusto convivieron y se mezclaron los cultos paganos atlánticocélticos y los mediterráneos.
    Y también nos hemos acercado al origen de su nombre. Aunque en términos generales son muy similares entre ellas, las características de las carantoñas de los diferentes lugares no son siempre las mismas que en Acechuche, salvo en un aspecto en todo momento presente: el de la máscara de mal gusto. El paralelismo fonético con otras palabras castellanas relacionadas, como "careta", "carátula" o "carantamaula", creo que es evidente, y lo mismo podríamos decir de términos similares en portugués y gallego... Por lo tanto, nos quedamos con esa significación en "desuso" según la Academia, la de "careta de cartón de aspecto horrible y feo".
    Y ahora que hemos abordado geografía y etimología, pasemos al aspecto formal del mito del carantoña. Encontrar criaturas de leyenda similares, en su calidad como ser híbrido cornudo de caprino y ser humano, no es difícil: faunos y sátiros paganos, demonios y diablos de la imaginería cristiana… Pero con más concreción, hallarle paralelismos al carantoña en otros personajes de fábula es complicado: ¿un enano vampiro borracho? Hum…
    Ya he mencionado al "cluricaun", una suerte de duende que vacía de cerveza las bodegas irlandesas. Pero el cluricaun es más bien una criatura rural que no de los bosques, pulula cerca de los humanos, y está tan relacionada con su compatriota el zapatero "leprechaun" que en algunas tradiciones de la isla se les considera a ambos el mismo personaje en diferentes aspectos de su personalidad -la nocturna el primero y la diurna este último- al estilo del Jekyll y Hyde de Robert Louis Stevenson. Además, el cluricaun ni lleva cuernos ni bebe sangre.
    Me viene también a la mente el caso de "Clahuchu y su novia", personajes a los que hace tiempo que les tengo ganas pero sobre los que me está siendo muy difícil extraer información: durante los años 70 y 80 del recién pasado siglo fue circulando por la prensa sensacionalista de todo el Mundo una fotografía que mostraba los supuestos cuerpos disecados de dos seres de pequeño tamaño, un varón y una hembra, él mostrando protuberancias córneas en la cabeza, largos colmillos y grandes orejas puntiagudas... Casi la viva imagen del carantoña.
    Poco puedo deciros de este caso: se trata casi con total seguridad de un fraude, o bien de algo vendido como lo que no es. Al parecer, los susodichos estuvieron siendo expuestos por un particular en Haití a principios de los años 70, creo: el expositor aseguraba que las pretendidas momias habían sido descubiertas en 1740 e identificadas como "Clahuchu y su novia", últimos supervivientes de la legendaria tribu de los "Ju-Ju", o pueblo de los "Hombres-Demonio", extinguida antes del desembarco de Colón en la isla de Quisqueya, o La Española desde entonces, en 1492.
    El aspecto de Clahuchu y su novia recuerda al de las cabezas reducidas: no sería por lo tanto del todo extraño que se hubieran obtenido a partir de cadáveres reales, mediante alguna técnica similar a la bien conocida entre los jíbaros y otros pueblos amerindios; tampoco sería muy difícil después añadir colmillos y cuernos de postín. De todas maneras, el argumento no parece sostenerse a una lógica clara: hasta el momento no he logrado encontrar ninguna referencia a pueblo alguno de La Española llamado "ju-ju", a ninguna leyenda similar entre taínos, arahuacos, macoríes u otras etnias precolombinas de la isla, tampoco a menciones a nada parecido en crónicas de Indias, ni a noticia histórica alguna que refiera dicho descubrimiento en el siglo XVIII... Aunque quizá es que no he sabido acudir a las fuentes adecuadas.
    Por otro lado, el término "ju-ju" parece de una fonía, más que caribe o arahuaca, afrohaitiana: "ju-ju" es precisamente uno de los nombres dados al "voudú" en Haití, y deriva del vocablo con el que los pueblos negros del África Occidental francesa, por influencia del término francófono "jouet" o "juguete", se referían a sus fetiches o amuletos mágicos. Hay que tener en cuenta que la población afroamericana de Haití es en su inmensa mayoría descendiente de esclavos procedentes de las colonias francesas del África occidental…. Hum. Quizá es aquí donde alguien diría aquello de "¿Casualidad? Lo dudo".
    Pero ya digo que tengo poca información al respecto de Clahuchu y su novia: si algún día dispongo de algo más consistente, lo dejaré caer por aquí. Además, nos estamos desviando de nuestro protagonista principal, el carantoña, y dicho todo lo dicho sobre él… ¿Entonces, qué? ¿de dónde parte el mito? ¿se trata de una evolución extraña a partir de los mozos con careta de las festividades de Acehuche y similares?
    Pues ciertamente, el verdadero origen del carantoña es muy diferente, y tiene nombre propio: Ricard Ibáñez. Hoy día, este catalán es Licenciado en Historia de América, y este pasado verano ha publicado la que ha sido su primera novela, "La Monja Alférez". Sin embargo, Ibáñez no es un novato en el arte de la literatura, si bien el género al que se ha dedicado hasta ahora no goza del reconocimiento que merece: el juego de rol.
    Elaborar un buen juego de rol requiere no sólo de inventiva e imaginación, sino también de un inmenso trabajo de documentación en el caso de que se ambiente en un contexto histórico real. Los jugadores de rol son exigentes: se debe dotar de credibilidad a los contextos imaginarios donde han de tener lugar sus aventuras. Esto es lo que en 1990 hizo magistralmente Ricard Ibáñez como culpable de la edición, bajo el sello barcelonés "Jocs Internacional", del que hasta hoy día es el mejor y más célebre de los juegos de rol españoles: "Aquelarre".
    "Aquelarre" tuvo tres reimpresiones entre 1990 y 1996 y una edición en catalán y en francés, además de otros siete títulos relacionados, entre manuales y suplementos. Hasta en los Estados Unidos de Norteamérica hubo interés por la publicación del juego, pero las críticas a lo presuntamente "pornográfico" de ciertos lances del trabajo de Ibáñez dieron al traste con la intención: ya sabemos como funciona en ese rincón del Mundo la doble moralidad. Volviendo a España y ya en 1999, bajo el sello de Ediciones "La Caja de Pandora", "Aquelarre" fue revisado en una segunda edición y desde entonces hasta hoy se ha visto complementado con alrededor de ocho títulos más en relación.
    Un buen lugar al que acudir para informarse acerca del mundo aquelarriano sería, por ejemplo, el de "La Cofradía Anatema". "Aquelarre" está ambientado en una España medieval poblada no sólo de moros, cristianos y judíos, sino también de brujas, demonios, hadas, duendes y todo tipo de personajes extraídos de la mitología popular, los grimorios y manuales demonológicos de siglos pasados, y toda fuente relacionada. La lectura de "Aquelarre" es un placer para cualquiera aunque no sea jugador de rol, sobre todo para el que sienta pasión por la Historia y la Mitología: el trabajo de Ricard Ibáñez es, sencillamente, magnífico.
    Pues bien: fue en la primera edición de "Aquelarre", en 1990, donde vio la luz por primera vez el carantoña del que estamos hablando, el pequeño vampiro cornudo y borrachuzo de los bosques. Ricard Ibáñez lo concibió, presentó y describió como personaje para la ambientación del juego, ubicándolo en los bosques de Asturias y Galicia. En la edición francesa, su nombre fue traducido literalmente, en el significado del término como "arrumaco" o "lisonja", por "mamour".
    A través de la lista de correos "Aquelarre" me puse en contacto con Ricard Ibáñez, quien muy amablemente me informó de cómo surgió la idea del carantoña de su imaginación. Cito textualmente sus palabras: "Encontré una referencia a un duende asturiano que bebía vino en lugar de sangre porque le daba pena matar seres vivos, pero, como en tantas tradiciones populares, no aparecía su nombre. Y encontré otra referencia a una fiesta popular gallega en la que bailaba un tipo disfrazado de 'carantoña', así que le puse este nombre."
    Y voilà: ya hemos llegado al origen del mito del carantoña. Yo no he conseguido información acerca del duende de los cuentos asturianos que cita Ibáñez, pero indudablemente la leyenda existe o debió existir. Es muy probable que en la tradición local de algún lugar concreto de Asturias circule o circulara en algún momento dicha fábula, asociada a alguna variedad de "trasgu" de los bosques, o de "pesadiellu". Por otra parte, si bien no lo menciono porque tenga ninguna relevancia especial con el tema que nos atañe, en el panteón mitológico asturiano figura una bruja bebedora de sangre, la "guaxa".
    El carantoña, como expuse líneas arriba, ya ha comenzado a trascender a sus verdaderos orígenes, a Ricard Ibáñez y a "Aquelarre", y a convertirse en un objeto mítico-folclórico transmitido de forma oral. La gente lo menciona aunque no sepa de qué está hablando: es un cuento más, una fábula más, al pueblo no le importa de dónde viene. Es un mito en gestación.
    Y este mito naciente puede diluirse… o sobrevivir, quién sabe. Dentro de muchos años, cuando llegue ese momento en que la civilización occidental que conocemos se haya derrumbado, cuando nuestros nietos tengan que volver a los viejos estilos de vida, cuando ya nadie recuerde a Ricard Ibáñez...
    Quizá el carantoña, o el "mamur", siga pululando por los bosques, siga bebiendo vino sin conseguir nunca apagar su sed, entreteniendo a los caminantes, arrebatándoles su sangre… Quizá se hable de él por las noches, en los hogares sin televisión, frente al fuego, y los abuelos cuenten historias a sus nietos, niños sin libros, sobre aquel día de su juventud en el que se toparon con él y salieron vivos de milagro. Ya digo: quién sabe. Bien pudiera suceder, pues así funciona el Mito.

  • #7
    Fecha de Ingreso
    Jan 2007
    Ubicación
    Cadiz
    Mensajes
    2,082

    Predeterminado



    Paciencia...es la madre de toda la ciencia.
    No sueñes tu vida...vive tu sueño.

  • #8
    Fecha de Ingreso
    Jan 2007
    Mensajes
    586

    Smile Epa! que los refranes en un texto



    El señor de los refranes

    Nomás los estoy oyendo retobe y retobe, años y años, como burros con bozal o caballo que coge el freno, aquí los oigo como oye llover y no se moja, porque no hay peor sordo que el que no quiere oír, y porque perro que ladra no muerde, ni buey viejo pisa mata, y si la pisa no la maltrata, y porque son como la chiva de tía Cleta, que se come los petates y se asusta con los aventadores, o será porque el valiente de palabra es muy ligero de pies, y entre la mujer y el gato ni al cual ir de más ingrato; Además: que para el arriero, el aguacero, y soy de los que aúllan, hasta que se cansa y corre; de modo que para qué tantos gritos y sombrerazos, ni tantos brincos estando parejo el llano, pues al fin y al cabo son como los cabrestos que solitos entran, o como gallinas que duermen alto: con echarles maíz se apean, o como el pobre venadito que baja al agua de día, y si no cabrestean se ahorcan, lueguito vendrán a pedir frías, porque quieren jugar al toro sentados; pero recuerden que al son que me tocan bailo, y no soy de lo pierden las cuentas como las mujeres, si les gusta el ruido, ruido; calma y nos amanecemos; en resumidas cuentas: me gustan la cuentas claras y el chocolate espeso.

    Agustín Yáñez

  • #9
    Fecha de Ingreso
    May 2007
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    10,512

    Predeterminado



    Aqui te pongo una tradicion Irlandesa, The Fairy Tree (Arbol de hadas).

    Es una antigua tradicion Irlandesa en la que, si en uno de tus terrenos de pastoreo (que en Irlanda hay bastantes), crece un arbol solitario, en medio de este campo, es un Fairy tree. Nunca se debe cortar un arbol de estos, ya que si lo haces, la mala suerte te perseguira, al haber dejado sin cobijo a la "gente pequeña".

    Si alguna vez vais a Irlanda, y en medio de un campo de ganado veis un arbol solitario, que no ha sido cortado, es el hogar de estas pequeñas criaturas.

  • #10
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Ubicación
    ESPAÑA, SIEMPRE ESPAÑA
    Mensajes
    9,060

    Predeterminado

    Controla tu banco


    Cita Iniciado por Caronte Ver Mensaje
    Paciencia...es la madre de toda la ciencia.
    ¿Es un refrán que te gusta, o es por mi post anterior...? jajaja, un poco largo me salió, sí.

  • Página 1 de 5 123 ... ÚltimoÚltimo

    Información de Tema

    Usuarios Viendo este Tema

    Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

    Los visitantes han encontrado esta página buscando:

    el señor de los refranes agustin yañez

    copal e incienso

    www.academia.org.mx

    agustin yañez el señor de los refranes

    academia.org.mx refranes

    refranes de la region caribe

    http://www.academia.org.mx refranes y fabulas

    www.academia.org.mx fabulas

    cenzontle ave

    refranes de la region orinoquia

    htt www.academia.org.mx refranes

    http www.academia.org.mx refranes

    pajaro cenzontle

    incienso de copal

    en que quedamos en corona y luego hablamos
    www.academia.org.mxrefranes
    texto de agustin yañez el señor de los refranes
    el señor de los refranes de agustin yañez
    http www academia org mx refranes
    cenzontle
    refranes de la gente
    refranes con la palabra corona y su significado
    significado del refran ni tantos brincos estando parejo el llano
    refranes con la palabra corona
    http.//www.academia.org.mx
    como empezo la tradicion del cigarro y del peliqueiro
    zenzontle ave
    refran purepecha
    www.academia.org.mx refranes
    leyenda con refran
    agustin yañes el señor de los refranes
    carantoña mitologia
    copal incienso
    una leyenda de refranes
    refranes sobre leyendas
    trajes indios tlaxcaltecas
    pajaros cenzontles
    http://www.academia.org.mx fabulas
    cactus de lierganes
    ttp://www.academia.org.mx
    www.academia.org.mxfabulas
    una fabula con el refran perro que ladra no muerde
    biografia de agustin yañez el señor de los refranes
    leyendas y refranes de oaxaca
    Htt:www.academia.org.mx
    http:www.academia.org.mx refranes
    refranes de tu region
    http academia.org.mx de refranes
    una leyenda refranes
    imagenes del pajaro zenzontle

    Permisos de Publicación

    • No puedes crear nuevos temas
    • No puedes responder temas
    • No puedes subir archivos adjuntos
    • No puedes editar tus mensajes
    •